DSOM celebra su reunión de institutos bíblicos

Maestros y directores trabajan juntos en planes de estudio. 

El DSOM (District School of Ministry)de las Asambleas de Dios realizó su taller de educadores para institutos bíblicos en la ciudad de Roma Texas este 25 y 26 de mayo del presente año. Esmeralda Acosta (presidente) dirigió la presentación frente a un buen número de maestros, directores y ejecutivos de las diferentes redes que representa. En el evento estuvieron presentes el Superintendente del Distrito del Golfo Eddie de la Rosa asi como el personal de diferentes institutos que viajaron para participar en este evento. En la reunión se organizaron planes de estudio y objetivos de algunos cursos, quienes a traves del trabajo en grupo los maestros y directores lograron coordinar. Al final de la reunion la concurrencia tuvo la oportunidad de convivir con todo el ministerio de educacion y conseguir la foto tradicional de todo el equipo. El buen tiempo y la buena disposición hizo que el evento se llevara puntual y con exito conforme a lo planeado por la directiva del DSOM. 

Información 

Hola a todos. Quiero comunicarles a través de este post que mi blog cambio de dominio. Por lo tanto todas las publicaciones que encuentras aquí podrás encontrarlas en : principiosdehormiga.wordpress.com 

Todas las nuevas publicaciones serán en esta nueva dirección, así que visítame en:

http://www.principiosdehormiga.wordpress.com
Gracias por seguirme 

Principios de Hormiga

Miguel Cortez

Principios de araña


Frente a la oficina donde yo trabajo existe una araña que cuelga sobre su telaraña. Desde el amanecer hasta el atardecer ella siempre trabaja y al parecer tiene más cosas que hacer durante el día que Martha la amiga de Jesús el día que ella lo recibió en su humilde casa. Lucas 10:41 Ver. RV 1960. Bien trabajadora ella –la araña que vive en su telaraña enfrente de donde yo trabajo- sube y baja con esfuerzo a pesar del viento y del rocío de la mañana que le deja hermosas gotas de agua colgantes a su paso y haciéndole su día un poco menos que perfecto. Trabaje y trabaje ella siempre y sin reproche avanza cada día en su telar, creando siempre su obra perfecta y dejando plasmado en el viento su más hermoso ejemplo de esfuerzo y productividad.

Hace algún tiempo alguien me enseñó que el trabajo es una bendición del creador. Aunque algunos todavía siguen sentidos con la caída de Adán, y culpando a Eva creen que el trabajo es una maldición que todos debemos pagar. Sin embargo, sepan bien que Dios instituyo el trabajo justo antes de la caída, y que lejos de ser un castigo más bien fue la mera institución que El hizo, y que es ahí donde el hombre –ósea usted y yo- podemos desarrollar todos nuestros conocimientos, cualidades y habilidades que hemos adquirido con el tiempo y una educación. Por lo tanto, -y aunque no me creo el hombre araña- permíteme tejer por lo menos tres principios sencillos acerca del trabajo que no debemos olvidar.

Primero, que trabajar es una responsabilidad que nos concierne a todos. Y que una vez que hayamos cumplido la edad necesaria hay que buscarse un trabajito y ganarse el pan de cada día. Ya sabes, como dijo San Pablo «el que no quiera trabajar, que tampoco coma» 2 Tesalonicenses 3:10NVI. Y es que esta bien comer gratis algunas veces; pero no toda la vida, sobre todo cuando se tienen todas las facultades necesarias para realizar algún trabajo y ser productivos en alguna actividad laboral. 

Segundo, que el trabajo es una oportunidad para el crecimiento profesional y personal de cada uno de nosotros. Por lo tanto, aunque el dinero es muy importante en nuestros días para tener una mejor calidad de vida, no olvidemos considerar que un buen trabajo no es aquel que solo provee una buena remuneración económica, sino aquel que también pueda proveer un lugar donde uno pueda desarrollar todas sus cualidades personales y profesionales. De lo contrario, ¿cómo podría la hormiga ser efectiva sobre una telaraña? Y ¿Cómo podría la araña ser productiva si no se le permitiese trazar en el viento algunos de sus más hermosos tejidos de acero? Quizá logren no morirse de hambre, pero nunca alcanzarían la plenitud de su propósito en la vida.  

Y tercero, no importa que tan seguro te sientas, el trabajo es algo que debe cuidarse siempre. O mejor dicho «quien cuida de la higuera comerá de su fruto, y el que mira por los intereses de su señor será honrado» Proverbios 27:18 Ver. RV 1960. Es decir, que la responsabilidad de proteger la fuente de nuestros ingresos es nuestra, y que si no se cuida, se acaba. Sepa bien que el empleo es la fuente de provisión que Dios usa para bendecir al hombre y a la mujer que trabaja. Y aunque a veces parece que ganamos poco, debes saber que si somos fieles, un día el Dios del cielo nos lo abrá de recompensar con mucho. Porque como dijo Jesús: «muy bien, eres un empleado bueno y fiel; y ya que fuiste fiel en lo poco, te pondré a cargo de mucho más» Mateo 25:23 DHH. Así que, nada de descuidar la higuera, la telaraña o lo que sea que Dios nos haya dado. Trabajemos con honestidad, integridad y responsabilidad en cada momento de nuestra jornada laboral.

Por lo tanto, y mientras la araña que existe enfrente de la oficina de donde yo trabajo sigue teje, y teje y teje, yo por el momento me mantengo a la distancia, y respetando su espacio le saco la vuelta dejando que la vida siga, y siga y siga.

Miguel Cortez
macortez1@live.com

El asunto de los lideres y la reina 


Por Miguel Cortez
La reina Anthía reconocía la urgente necesidad de un cambio en el liderazgo de su equipo de trabajo. Al pasar el tiempo, ella observaba que muchos en la ciudad de Hormiguea no tenían una idea clara sobre los principios y valores que la Ley les demandaba. Y aunque el padre de Anthía les había dejado un maravilloso legado de excelencia y honor, las hormigas por su parte lo minimizaban al no respetarlo, lo distorsionaban al interpretarlo y en muchos de lo casos lo desconocían casi en su totalidad por causa del mal liderazgo ejercido por sus llamados. Sin embargo, la reina Anthía era conocida por su gran carácter, y no tardo en llamar a toda la corte real, incluyendo a sus mas leales caballeros para que le acompañaran hasta El Valle de la Luz donde su padre -QPD-había librado la última de sus batallas, derrotando de una forma prodigiosa a los gigantes de antaño. Fue ahí, donde finalmente, Anthía abrió su diario y leyó los cuatro principios de oro que su padre le había enseñado y que todo líder en Hormiguea debía cumplir.
El primero decía: «nunca enseñes algo que tu no sabes o no entiendes; si tienes que hacerlo entonces deberás prepararte con tiempo y de la manera correcta». El padre de la reina sabia lo que decía, fue uno de los lideres mas grándes de su tiempo y ella había aprendido muy bien la lección de el; la reina sabía que cada líder de su reino tenía que estar bien preparado para dar una correcta explicación sobre la ley y sus valores más importantes. Como decía San Pedro «estar siempre preparados para responder a todo aquel que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes». 1 Pedro 3:15 NVI.

El segundo principio también decía que «Nunca esperes, o pidas algo que tu no estés dispuesto a dar o hacer». Claro! El ejemplo de uno mismo siempre va primero. Porque, ¿Cómo podría yo pedirle a alguien que sea humilde cuando yo no lo soy?¿Cómo podría yo pedirle a alguien que sea integro cuando yo no lo soy? y ¿Cómo podría yo esperar a que alguien sea generoso, comprometido y leal cuando yo no lo soy? Por lo cual, como lo dijo San Pablo a Tito «preséntate tú como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad… y palabra sana e irreprochable». Tito 2:7-8 Ver. RV 1960.

El tercer principio de liderazgo tenia que ver con el crecimiento, y vaya que se daba rápido en la ciudad; decía «Nunca midas el éxito por lo números, si lo haces podrías llenarte de orgullo al ver mucho, o bien podrías desanimarte por tener poco». Cuando el padre de Anthía reinó sobre Hormiguea, sabia que el crecimiento era el resultado de hacer las cosas bien, pero que no debería ser motivo de un orgullo insano; algunos lideres y capitanes de las colonias habían descuidado este principio; adoptaron ideas modernas sobre el crecimiento, se relajaron ante los valores supremos y minimizaron el conocimiento de la verdad única y divina que los había mantenido por generaciones. Entonces, el punto para Anthía era «crecer bien», lo cual significaba responsabilidad y madurez. Transformar a Hormiguea en una ciudad con carácter era su principal preocupación. 

Para entonces el consejero de confianza de la reina estaba conmocionado. Nunca había escuchado estos principios a pesar de contar con muchos años en su cargo. La corte estaba callada, muy en silencio y asintiendo con la cabeza daban razón a la reina sobre estos principios, prometieron llevarlos a la practica y poner las cosas en orden otra vez. Y una vez terminada la conferencia, la reina Anthía, como siempre ella muy mona con su vestido azul y negro caminó por la orilla Del Valle  mientras la seguían sus leales, recordó a su padre una vez mas mientras contemplaba el atardecer que lentamente se retiraba. Con su diario en la mano se le vio callada, pero decidida a no dejar un mal ejemplo en Hormiguea y muy dispuesta a poner en orden un liderazgo que cada vez se miraba más débil, deficiente y…sin chiste. 

Todos estaban listos para regresar a la ciudad, la reina Anthía por primera vez se había quitado su corona por unos momentos para ofrecer esta conferencia en privado. Mandaron traer a la luciérnaga, para que los guiara en la obscuridad a través del bosque y hacer de su regreso mas seguro. No obstante, uno de los capitanes del ejercito del árbol de Arsen pidió hablar con la reina, y con mucha reverencia le pregunto acerca del cuarto principio ya que la reina al parecer lo había omitido. Pero como la reina no era ninguna despistada, sonrió y lo felicito por su observación, y ya que intencionalmente había dejado el cuarto principio para el final, ella levanto su báculo de cristal y leyendo su diario dijo «El cuarto principio es muy simple, vuelve al primer principio, luego al segundo y finalmente al tercero; si no lo haces, entonces nunca digas que perteneces a nuestra gran ciudad de Hormiguea». Pareciera que lo dijera con gracia y buen humor, pero este principio era verdad y quería dejar en claro su buen liderazgo. Entonces finalmente todos regresaron a la gran ciudad y una gran cena les recibió luego de su visita a este hermoso Valle de La Luz. 

Miguel Cortez

macortez1@live.com

©copyright 2017 Miguel Cortez

Cuenta sobre hielo

Escritor

Por Miguel Cortez
Eran los últimos días de clases y hacia un calor horrendo. El timbre había sonado dos veces indicando la hora de salida y bien recuerdo que fuimos los primeros en salir por la puerta principal de aquella escuela. Teníamos aproximadamente ocho o nueve años de edad; Benjamin y yo corrimos hasta la esquina donde nos encontramos con el paletero de siempre. El, como de costumbre ofreció sus productos; de leche y de agua, de limón y de fresa, había de mango, melón y también de sandía. Al mirar al interior del carrito también pude ver los “bollos”, “sabalitos” y unas pequeñas paletas con chile y limón que tanto gustaban a las maestras. Pero honestamente ya le había echado el ojo a las de melón. Y es que al verla salir del carrito de paletas se me hizo agua la boca, y luego de tanto ver el vapor humeante a causa del congelador portátil de aquel vendedor no pude resistir tan grande tentación. Sin embargo, no tenia dinero para pagarla. Benjamin ofreció darme un pequeño préstamo, el cual acepte con mucho gusto pero sin pensar en cómo pagarlo el día de mañana, luego comí la paleta de melón y regrese a casa con el corazón contento justo antes de la hora de comida. Que bendición! pense yo, aquella tarde de 1983.

La verdad no recuerdo haber pagado esa deuda, pero si recuerdo el estrés y la preocupación que me causaba no poder pagarle a mi amigo su tan pequeño y generoso préstamo. Y aunque no lo creas, me permitiré compartirte tres cosas que aprendí de esta experiencia, y que con mucho gusto te traigo de mi más humilde recuerdo.

Primero, que no pagar las deudas nos mete en problemas. Y créeme; no era nada bonito ver a Benjamin parado en la puerta de salida esperándome todos los días, muy sonriente el, pero con la esperanza de cobrarse de una o de otra manera. Quizá por eso San Pablo –al que Jesús tumbo del caballo- decía«no le debas nada a nadie» Romanos 13:8 Ver. RV1960. Es decir, si debes impuestos págalos, si debes tarjetas págalas, y si le debes a la vecina también págale. No sea que los encuentres a la salida buscado siempre problemas para ti

Segundo, que me puedo esconder de los acreedores, pero no de las consecuencias. La deuda es una responsabilidad que finalmente debe cumplirse, y más cuando se trata de una renta o el pago de la casa, el pago del carro o de ciertos prestamos que recibimos de buena fe, pero que fueron hechos bajo ciertas condiciones que nos afectan en caso de no cumplir con nuestros pagos y luego terminas durmiendo en el piso como lo dijo el Rey Salomón. Proverbios 22:27 Ver. DHH.

Y tercero, que el gozo del antojo – o capricho, mejor sea dicho- nunca supera el estrés y la ansiedad de no poder pagar el día de mañana. Recordemos que el crédito como herramienta puede ser muy útil, pero solo si se usa con sabiduría y lejos de los antojos y caprichos de la vida. Dice un dicho que «lo bailado nadie te lo quita», pero vaya usted a saber el tiempo que le cueste pagar la factura. Y como no sabemos nada sobre el día de mañana –Santiago 4:14 Ver. DHH- vale más no comprometer un dinero que todavía no hemos llegado a recoger, y así evitar la preocupación de los días por venir.

Entonces, los lujos, caprichos y comidas se han de pagar al contado y con dinero ya ganado, así como también la gasolina y la ropa. Las paletas de melón y los antojos pueden esperar mientras que uno llega a la casa y come bien lo que hay. Lecciones se aprenden todo el tiempo, tanto en 1983 como en el 2016. Benjamin se quedo en el recuerdo, sonriente el y muy mono esperando su pago a la puerta de la escuela; con su mochila al hombro y bajo un sol horrible y sofocante, se va perdiendo entre letras y borrones constantes, dejándome siempre un recuerdo inolvidable y una pequeña cuenta que se desvanece sobre el hielo de una tarde caliente.

Miguel Cortez
macortez1@live.com

Tres principios de prevención financiera


Por Miguel Cortez
Parecía que iba a llover, el cielo se estaba nublando y Pedro Infante se estaba mojando. Y es que viajar en motocicleta sin casco y lloviendo es peligroso y además terminas mojado. Por eso necesitas mucha protección para evitar accidentes y no agarrar resfriados. Entonces, cascos, paraguas e impermeables son excelentes herramientas para una buena prevención sobre todo si andas en motocicleta. Y es que el tema de la prevención es muy bueno, pero solo si después de haberlo leído lo pones en practica. Y como dicen que hombre prevenido vale por dos, aquí te dejo por lo menos tres principios de importancia sobrela prevención financiera.

El primero es el fondo de emergencia. Que significa que deberías tener un ahorro disponible que pueda cubrir todos tus gastos por al menos tres meses en caso de ser necesario. Pero ¡ojo!, solo puedes usarlo en caso de haber una verdadera emergencia. La perdida del empleo, la compostura de tu auto, la enfermedad de un miembro de la familia o la urgente necesidad de algún imprevisto en crisis son algunos ejemplos sobre el uso sabio del fondo de emergencia. Nunca lo uses para pagar la cena, las vacaciones ni mucho menos para comprar regalos el catorce de febrero, en todo caso estos gastos deberían ser hechos con tu presupuesto pero nunca con el fondo de emergencia.

El segundo es la protección sobre gastos mayores –seguros de gastos médicos, accidente, desabilidad, vida y hasta seguro de gastos funerarios. Que en la actualidad hay una diversidad de productos que te pueden ayudar en una crisis y que bien se pueden adaptar a tus posibilidades y necesidades. Para adquirir alguno lo mejor es estar bien infamado sobre las coberturas y sus costos, visitar a un asesor de confianza y asegurarte con una buena protección para el futuro. Y es que el salario no siempre alcanza para cubrir gastos mayores provocados por una enfermedad o un siniestro, y es por eso que no deberías menospreciar los seguros. Ya sabes, como dice el dicho, mejo prevenir que lamentar, y como dijo Salomón –el prudente ve el peligro y lo evita, mas el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias. Proverbios 22:3 NVI.

Y por último esta el principio del retiro. ¿De qué vivirás cuando ya no puedas trabajar? ¿De dónde vas a sacar los recursos para mantener el estilo de vida que ahora llevas? ¿Piensas que tu pensión será suficiente para darte una buena vida en el futuro? La verdad es que una pensión difícilmente te ayudara a mantener tu estilo de vida, dicen que necesitarás recibir por lo menos el 80% de tus ingresos actuales si quieres seguir viviendo bien cuando cruces la edad del retiro –eso si ya tienes tu casa pagada y no adquieres nuevas deudas. Otros dicen que luego del retiro –que puede ser a los 65 años de edad- quizá viviremos unos 20 años más, -y espero que sean más- si esto fuera cierto, entonces multiplica lo que ganas hoy al año por 20 y listo, eso necesitaras para vivir bien de los 65 a los 85 años de edad. Parece bastante dinero, ya lo se, y me asusta pensar que se llegue el tiempo y no los tenga. Por eso hay que hacer lo que hace la hormiga Margarita, trabajar hoy para vivir mañana. Es decir, que hoy es el mejor tiempo para ahorrar, buscar el mejor instrumento para este propósito y que te haga ganar los mejores intereses para aumentar tus ahorros de una manera significativa. Como ya lo dije una vez, no dejes para mañana lo que puedas ahorrar hoy -y anda a ver a la hormiga, oh perezoso, fíjate en lo que hace y aprende la lección, que aunque no tiene quien le mande ni le diga lo que tiene que hacer, asegura su comida en el verano y la almacena durante la cosecha-. Proverbios6:6-8 Ver. DHH. Y para que no se ponga la cosa color de hormiga a los 65, pues sigue el consejo de José, que con su mayordomía financiera se dispuso a juntar todo el grano posible en los siete años de abundancia que tubo en su momento para luego vivir muy bien cuando llegaron los tiempos de las vacas flacas. Génesis 41:34-36 NVI.

Y por cierto, no se si hoy llueva, pero por si las “vacas” no salgas sin paraguas, no vaya a ser que te mojes y te enfermes, ahorra para emergecias, asegúrate bien y empieza a invertir en tu futuro, no sea que te agarre un mal tiempo y termines todo empapado como Pedro Infante en medio de la carretera.

Miguel Cortez
macortez1@live.com

Cierto, de noche es más difícil, pero de día todo cambia

Todo cambia con el amanecer de un nuevo día. Si estaba frío entonces llega el sol y todo lo cambia, si estabas solo entonces llegan las aves y te cantan, y si la oscuridad reinaba entonces llega el alba y con su rostro lleno de colores brillantes nos ofrece una luz y todo comienza de nuevo Porque durante la noche todo se ve más difícil, en la sala de un hospital, en la recámara esperando que alguien vuelva, en una esquina buscando al hijo pródigo, leyendo malas noticias o esperando ver libre a un hermano, esposo o amigo; cierto, de noche todo es más pesaroso y a la vez angustiante, difícil y también triste, así es como es, y no lo niego, pero amanece y entonces todo cambia, como si algo te empuja y la esperanza revive al entrar la luz por la ventana, es la sensación de que todo va a estar bien, de que todo puede cambiar y el hijo pródigo puede regresar, que quien se fue volverá y que el enfermo sanara, que el amigo, esposo o hermano saldrá y que los nuevos y buenos tiempos llegarán, es el mensaje de esperanza que solo Dios nos puede dar, que por la noche dura el llanto, pero que en la mañana llega la alegría, que uno se va con sufrimiento a dormir –si es que puede- pero que regresará con la sonrisa en los labios, porque todo cambia al salir el sol y todo cambia con los colores de un nuevo día.

-Miguel Cortez, Escritor

Tres recomendaciones para tiempos inciertos 

El librito de Margarita
Por Miguel Cortez

Luego de recorrer por todo el valle del más allá, Margarita llegó cansada y agitada hasta la plaza que estaba al centro de la ciudad de Hormiguea; asustada por todo lo que había visto en el país de los gigantes reunió a todas las hormigas posibles en la gran fortaleza real de la reina para informarles que las cosas no andaban bien en aquel reino, la economía estaba sufriendo una crisis que afectaba a muchas familias, los precios de la canasta básica estaban cambiado, había escases de trabajo y el precio del combustible estaba por las nubes lo cual había provocado un severo caos en aquel lejano lugar. Aunque Margarita sabía que en Hormiguea las crisis eran poco comunes tenia la responsabilidad de informar a la reina sobre sus descubrimientos ya que esa era su misión como hormiga de exploración. Su informe fue muy claro –la economía no se mira nada bien, existe mucha inseguridad en aquel reino y la preocupación por el futuro se esta incrementando cada día -decía Margarita. La reina –vestida de azul y bien reluciente ella con su corona real- envió rápidamente a la luciérnaga hasta la meseta de los monarcas para traer el libro de la ley, en el cual se encontraban los consejos más apropiados para estos tiempos de crisis. –Creo que todos deberíamos tener un libro de esos, ya que nadie esta exento de las crisis y los consejos sabios para sobrevivir nunca están de más.

Pensarás que soy una persona loca, paranoica o con algún trastorno de la imaginación, pero te aseguro que no lo estoy, y que cuando llegamos a la meseta fuimos recibidos por el gran monarca –jefe supremo de todas las hormigas de la región- como si ya estuviera esperándonos nos entrego el libro de la ley guardado en una caja, y en presencia de los vigilantes rápidamente regresamos a Hormiguea aquella misma noche para recibir el consejo y la interpretación de la reina.

La primera indicación que la reina interpreto en el libro de la ley fue que «nadie, a partir de ese momento debía hacer compromisos financieros». Es decir, que nadie podía pedir prestado ni comprometerse a dejar cuentas pendientes para después. Esta era una medida de protección que veía hacia un futuro incierto. Si las cosas este año no se veían bien financieramente lo peor que podían hacer era usar el crédito; así que, a razón de una economía inestable lo mejor es no endeudarse. De por si que las deudas son sinónimo de esclavitud financiera, mas ahora imagínate cuando no sabes que será del día de mañana. Santiago 4:13-14 NVI.

Lo siguiente que la reina interpreto acerca del libro fue que «cada uno debía hacerse responsable de sus recursos y cuidarlos ahora más que nunca». Bien es cierto que las hormigas siempre trabajan duro y con perseverancia, pero a razón de las noticias que Margarita había descubierto nadie debía derrochar el fruto de su trabajo. Así que la reina luego de una pequeña pausa dijo a toda la hormigueda que «quien cuida de la higuera, comerá de su fruto». –Principio solemne. Proverbios 27:18 NIV.

Y por ultimo, cuando todos estaban más atentos que nunca, la reina sonrió y pidió a todos que de hoy en delante se «mantuvieran atentos, informados y bien al tanto» de toda información relacionada con la economía dentro y fuera de Hormiguea. Claro! Ante un tiempo de incertidumbre lo mejor que puedes hacer es estar al tanto de la vida financiera para tomar mejores decisiones y evitar no estar preparado para lo que pueda pasar; ya sabes, como dijo el rey Salomón –el avisado ve el mal y se esconde- Proverbios 22:3 RV 1960. – más los simples pasan y pagan el daño.

Y mientras la luciérnaga aguardaba detrás de la reina, la escolta real se presento frente a la majestad y en actitud de respeto recibieron de parte de ella el libro de la ley para devolverlo a los monarcas, así que escoltado y bien vigilado como hasta el día de hoy finalmente regreso a la meseta. Y para hacer las cosas más fáciles, Margarita escribió en su librito un pequeño resumen de aquel importante mensaje en tres simples líneas –Primero, que nadie debía endeudarse en este tiempo; segundo, que todos debían cuidar bien sus bienes; y tercero que debían mantenerse bien informados con respecto a la economía de entorno. Así que todos volvieron a sus labores de costumbre, la luciérnaga regreso al nido, la reina entro a la gran fortaleza y seguidamente yo entre de nuevo a mi mundo, con mi diario en la mano buscando entre notas y letras la historia, pero siempre al pendiente de Hormiguea y de cada principio que uno puediera descubrir en este pequeño espacio. Proverbios 6:6 Ver. RV 1960.

Miguel Cortez
macortez1@live.com
©2017 Miguel Cortez

5 Aspectos para mejorar tus finanzas

Los 5 Principios de Mayordomía

Por Miguel Cortez
Entre pulgas, luciérnagas y cigarras se paseaba una hormiga, muy sonriente ella y feliz de la vida regresaba a su trabajo luego de unas vacaciones muy merecidas en las montanas cerca del lago azul. Despreocupada por la cuesta de Enero, contenta de empezar un año nuevo y muy a la expectativa de nuevas aventuras y oportunidades; para ella el clima era perfecto y solo faltaba agregarle un poquito de café gourmet que tanto le gustaba. La historia de la cigarra era muy distinta, y aunque se la había pasado muy bien en Diciembre ahora la cruda realidad de Enero le daba la bienvenida con gastos, cobros y pendientes que había dejado para después. De la luciérnaga y la pulga ni hablar, y aunque sus historias eran muy parecidas a la de la cigarra decidieron además solicitar nuevos prestamos para sobrevivir a la tal dichosa cuesta de inicio de año. Pero el cuento no acaba ahí; sino que apenas comienza.

Seguramente iniciar el año de esta manera no es tan divertido como el de la hormiga, pero si aprendemos de ella podríamos cambiar la historia de nuestro futuro financiero siempre y cuando seamos perseverantes. Y es que la hormiga además de tener ganas de café también tenia un librito de apuntes donde había registrado los «cinco principios de Mayordomía financiera» que había aprendido el día que visito la gran meseta de los monarcas –lugar donde se conservaban los secretos de la ley.

El primer principio que había en aquel librito era el de la Renovación. Si alguien quería ver cosas diferentes en su vida no podía ser el mismo todo el tiempo, debía cambiar su manera de pensar acerca de los bienes materiales y entender que solo somos administradores de los recursos que el creador nos a dado. Por otro lado la renovación también tenia que ver con el cambio de hábitos y desde luego un ajuste importante en nuestras listas de prioridades. Para que las cosas funcionen debían poner siempre en primer lugar las responsabilidades financieras, luego las necesidades y por ultimo los deseos.

El segundo principio de mayordomía era acerca de la Planeación. Y por mucho que se diga que lo “no” planeado sale mejor Jesús decía que la falta de planeación producía fracaso. Lucas 14:28-30 Ver. NVI. Entonces, para ser un mejor administrador de tus recursos necesitas planear a través de un presupuesto personal, porque planear tus finanzas te ayuda a saber a donde se va tu dinero y se tiene un mejor control de tus gastos.

El tercer principio era sobre la Reducción. Es decir, bajar las deudas al máximo y evitar la esclavitud financiera. Proverbios 22:7 Ver. RV 1960. Y es que las deudas son sinónimo de esclavitud, se reducen las posibilidades de crecimiento y se vive bajo tensión cuando estas aumentan. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad pagarlas, y cuanto antes es mucho mejor.

El cuarto principio se enfocaba en la Protección. Que nadie estaba exento de las crisis, así que no estaba de más estar prevenidos para las emergencias. Proverbios 22:3 Ver. RV 1960. Y las hormigas eran muy buenas para eso, siempre trabajan para el día de mañana, llenaban sus hormigueros y bodegas con provisiones para todas las ocasiones, el invierno no las tomaba por sorpresa ni tampoco los días lluviosos. Siempre prevenidas, siempre preparadas con su fondo de emergencia para cualquier inconveniente.

Y el quinto principio de mayordomía que había en el librito de la hormiga era el de la Producción. Claro, se trabajaba muy duro y los tiempos de abundancia llegaban pronto. No saber que hacer con las ganancias era un peligro para las hormigas, ya que se corría el riesgo de malgastar los recursos producidos, así que el principio de la producción les daba a ellas otras opciones tales como invertir, construir y compartir con otros parte de las riquezas obtenidas. Usar sus recursos de una manera más sabia era el objetivo de este principio.

Ahora me queda claro porque la hormiga no le preocupaba la cuesta de Enero. Ella vivía los cinco principios que había aprendido por parte de los monarcas y las cosas le iban muy bien. Tenia todo programado y le alcanzaba lo suficiente como para vivir tranquilamente aún en estos tiempos. Así que por la tarde ella aceptó la invitación de la cigarra, la luciérnaga y la pulga para tomar el te y compartirles estos dichosos principios que te comparto hoy. Su librito era muy pequeño, escrito con su puño y letra; lo guardaba siempre en un lugar muy especial puesto que le traía grandes recuerdos de su visita a la meseta de los monarcas y de cómo estos principios le habían cambiado la vida para siempre. El escrito original de los principios de mayordomía todavía existe, esta en alguna parte de la meseta, junto al libro sagrado, donde yo lo deje y muy bien resguardado por los vigilantes, pero siempre disponibles para todo aquel que desea un cambio en su vida y la vida de sus finanzas personales.

Miguel Cortez

macortez1@live.com
©2017 Miguel Cortez

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: