Y entonces, todo se lo gasto…

IMG_2792

 

Salió de la casa de su padre con la esperanza de convertirse en un hombre exitoso, sin embargo, en lugar de salir por la puerta grande salió por la puerta de atrás puesto que había solicitado la herencia a su padre mucho antes de tiempo. Así es, el hijo prodigo se fue de la casa, cargado de dinero, de poder, estatus, gloria y fortuna que al final de  cuentas solo malgasto, despilfarro y finalmente disipó de sus propias manos. Su abundancia financiera le duro muy poco, y ni modo de culpar al mal gobierno de sus males financieros puesto que el desperdicio todos sus bienes viviendo perdidamente. Lucas 15:13 Ver. RV 1960. Finalmente, azotado por la crisis financiera de aquella lejana región, empezó a sentir los efectos de la falta  de dinero y no le quedó otra mas que apacentar puercos. Ahora tenía hambre pero sin poder adquisitivo, tenía antojos pero solo había algarrobas, perdió prestigio y gano vergüenza, olvido su abundancia pero conocio la miseria. Lucas 15:11-24 Ver. RV 1960. Si bien  es cierto que esta historia es una parábola, me deja grandes enseñanzas acerca de la vida abundante y de los principios elementales para la salud del alma. Ahora te comparto algunos de estos:

Primero, que la ambición es una actitud personal que nos separara de Dios y que poco a poco nos acerca a la miseria. Miseria significa escases, falta de recursos, desgracia o infortunio económico que una persona, familia o ciudad sufre por un periodo de tiempo. No digo que ambicionar ser mejor persona o tener una mejor casa sea malo, a lo que me refiero realmente es a ese deseo obsesivo y disfuncional de incrementar su abundancia y poder. No hay nada más pobre que ser ambicioso, pues como dijo Seneca –no es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea-. Seneca

Segundo, que no es lo mismo ser rico que ser prospero. Ser rico significa que solo tienes dinero para invitarnos unos tacos, pero ser próspero significa que compras la taquería, nos invitas unos tacos y sigues produciendo dinero vendiendo tacos. El termino prosperidad normalmente está asociado con los bienes materiales, y sin embargo lo puedes asociar a cualquier aspecto de tu vida. La prosperidad es un proceso constante de crecimiento y madurez que puede llevarte hacia la riqueza, pero nunca la riqueza por si sola podrá llevarte a la verdadera prosperidad. Recuerda siempre que la prosperidad y la riqueza conllevan mucha responsabilidad, y sin embargo son dos cosas distintas.

Tercero, que Dios no está en contra de las riquezas, y sin embargo no está a favor de que las obtengas a través de la injusticia y de la falta de honestidad. Lo que quiero decir con esto es que no tiene nada de malo con que seas rico, y que no es pecado ser próspero a menos que para llegar a ello hayas tenido que mentir, robar o inclusive hasta defraudar. Entonces, me queda claro que el problema con las riquezas no es el dinero, sino más bien la actitud que tengas frente a la abundancia. Como dijo San Pablo –porque raíz de todos los males es el amor al dinero– 1 Timoteo 6:10 Ver. RV 1960. Y no me queda la menor duda de que aquel hijo prodigo había puesto por encima de todo sus riquezas, pero también sé que finalmente reconoció su error, se puso sus chanclas y regreso a casa de su Padre.

No sé si todos los hijos pródigos regresan a casa, pero el que lo hace vuelve a la vida, es transformado y los buenos días le saludan nuevamente. La prosperidad se asoma y con el tiempo las nuevas oportunidades llegan a la puerta. -¿no es esto grandioso?- Claro que lo es, y no es solo parábola, es una realidad que tenemos frente a nosotros, que si estamos perdidos Dios nos encuentra, que si estamos quebrados Dios nos restaura, y si estamos lastimados, Dios nos sana. Así es el Padre, así es Dios, nos recibe, nos abraza, pero también nos cambia y con ello todo lo demás también cambia.

 

Miguel Cortez

macortez2016@gmail.com

Un comentario sobre “Y entonces, todo se lo gasto…

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: