Parábolas, derroches y barriles sin fondo


Por Miguel Cortez

Meterle agua o vino a un barril sin fondo es inútil. El agua se pierde, el vino se desperdicia y finalmente no se logra nada. Así funciona el derroche financiero, que deja uno ir el dinero a pesar de no tener cuidado de perderlo. Y a menos que no seas heredero de Ricky Ricon tendrás que cuidar tu dinero como si fuera la última oveja del rebaño que por cierto me hace recordar a un hombre que se dice que salió de la casa muy contento, llevaba la bolsa llena de dinero y al parecer no tenía planes de regresar. Su padre lo vio partir mas no lo detuvo, el hermano mayor espero lo peor y los criados de la casa continuaron trabajando cada uno en sus tareas. Al menos así pienso que sucedió luego de que el hijo pródigo se fuera de la casa con todo y la herencia adelantada. No creo que haya viajado solo, la fama lo acompañó, el éxito lo siguió, y claro, los amigos pronto no tardaron en llegar, pero no obstante cada uno fue desapareciendo conforme el dinero se fue acabando, el éxito cada vez fue más escaso cuando los centavos empezaron a faltar y la fama que le acompañaba se disipó en algún lugar prohibido donde no solo perdió la dignidad sino también lo último que le queda para comer. Lucas 15:11-32 Ver. RV 1960. Derroche, gastos innecesarios, disipación de bienes, mal uso del dinero, despilfarro y prodigalidad. La tormenta perfecta rumbo al fracaso financiero.

Pero, ¿qué es lo que hace que una persona malgaste su dinero en cosas que no necesita? ¿Por qué una persona podría desperdiciar sus ingresos sin consideración de la noche a la mañana? ¿Cómo puedo evitar el derroche de mi dinero? Bueno, no pretendo tener todas las respuestas, pero se me ocurren algunas ideas para que evites desperdiciar dinero, agua y vino. 

Primero que nada debes ponerte metas financieras, porque a falta de metas el dinero pierde el freno. Salomón dijo que –donde no hay visión, el pueblo se desenfrena- Proverbios 29:18 Ver. BDA y cuando uno no se tiene freno es fácil deshacerse del dinero en cosas superfluas e innecesarias. Así que, ponte metas, apuntalas y dirige tu dinero hacia ellas para que sea productivo, aprovechable y rentable. 

En segundo lugar tienes que evitar el materialismo. Que viene siendo el amor excesivo por los bienes materiales y una interpretación distorsionada sobre el dinero. El materialista piensa que el dinero lo hace feliz, pero una vez que lo tiene piensa que si tuviera más realmente sería feliz, pero nunca lo logra. Entonces, mejor hagamos como dijo Seneca –apartemos el lujo, y midamos las cosas solo por la utilidad que nos aporta. Lo demás puede que sea bonito pero si no es útil deberías pensarlo dos o tres veces antes de comprarlo. 

Y en tercer lugar nunca trates de llenar vacíos emocionales a través de las compras. Por ejemplo, nunca uses el dinero para guardar las apariencias o para tratar de aumentar la autoestima, nunca trates de ganar afecto a través de los bienes materiales y nunca utilices el dinero como medio medicinal para aliviar el estrés y la ansiedad. Es como tu barril sin fondo, que nunca se llena y el agua se sigue desperdiciando. Y como el derroche no cura a nadie, lo mejor será que busques la ayuda adecuada para resolver esos conflictos emocionales pendientes antes de que estos terminen con tu economía financiera.  

Entonces, aunque el asunto del hijo pródigo solo es una parábola, y su trasfondo teológico no era precisamente el financiero, quiero recalcar que aquel chamaco desorientado si regreso a casa, pero con hambre, triste, sucio y además con su barril vacío, pero eso si consiente de su error y muy dispuesto para volver a empezar; había pisado el fondo y su filosofía sobre las riquezas le había fallado, por lo cual miró hacia dentro de sí mismo y no le quedó otra cosa más que reconocer que solamente viviendo cerca del Padre uno puede ser verdaderamente feliz a pesar de lo poco o mucho que se pueda tener, y que si se trata de llenar barriles, en la casa del Padre nada se habrá de perder. 

Miguel Cortez

macortez1@live.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: