Adelfo y la ciudad de los quesos escondidos

img_4340
Lo que se haga con el queso es cosa de cada quien, no obstante Adelfo, mayordomo y ratón encargado de la producción consideraba que todos debían compartir las mismas responsabilidades sobre el tesoro que se producía en la gran ciudad de los quesos escondidos. Si bien es cierto que tenían al menos cinco leyes que regían a todos los roedores -la ley de la mayordomía, la ley del contentamiento, la ley de la integridad, la ley de la generosidad y la ley de la prosperidad- no obstante también recomendaban algunas enmiendas que Adelfo consideraba muy significativas para todas las especies de la comunidad. Pero como Adelfo no se mandaba solo, los demás productores de queso también acordaron anexarlas a la Ley de la Generosidad puesto que estas enmiendas eran más bien consejos sobre cómo compartir los tesoros con los menos desafortunados.

Lo primero que acordaron fue que -de manera voluntaria todos apartarían una porción del total de la producción cada inicio de ciclo y conforme a sus posibilidades con el fin de dejarlo para los pobres-. Esto fue una medida muy inteligente contra el egoísmo, y además fortaleció al desapego de los bienes materiales. Esta claro que cuando uno se muere no se lleva nada al cielo -decía Adelfo- y por esa razón separó una pequeña porción de sus tesoros para dar a tan noble causa. -Siempre hay algo que podemos dar aunque sea poco, uno nunca sabe si lo que nosotros consideramos poco para otros pueda ser mucho -insistía Adelfo.

Y como no solo de queso vive el ratón, los productores también recomendaron apoyar con su tiempo, esfuerzo y conocimientos a toda la comunidad en labores de atención medica y enfermedades. Adelfo sabía que dichos servicios eran muy costosos para algunas familias y le pareció buena idea que como muestra de generosidad -todos los ratones capacitados e interesados en ayudar podrán registrarse y donar su valioso tiempo para estas necesidades-. Así fue como finalmente quedo la segunda enmienda, sellada y firmada como recomendación en la ley de la generosidad.

Pero faltaba una enmienda, Adelfo era un buen mayordomo y el sabía que toda la producción del queso se debía a la bendición del cielo. El estaba agradecido con el creador y ahora estaba listo para proponer una idea fantástica, única y a la vez retadora que pondría a prueba toda la ley de la generosidad. Adelfo propuso que -todos buscàran compartir su queso con otro ratón que no les pudiera regresar el favor-. Era una propuesta interesante, desde luego voluntaria, pero muy justa. Todos quedaron impresionados, era una muestra clara de amor por el prójimo, desinteresada y bastante humilde. Los productores quedaron sorprendidos, la nombraron “enmienda de oro” y la publicaron luego lueguito en la ley de la generosidad de la ciudad de los quesos escondidos.

Como dije al principio, lo que se haga con el queso es cosa de cada quien, es decir que cada quien hace con su queso según su deseo. Pero ayudar a otros es una bendición tanto para el que dá como para el que recibe. Como dijo el Maestro –mas bienaventurado es dar que recibir- (Hechos 20:35 Ver. RV1960. ) y también pienso, muy en lo personal que entre más das, más recibes. 2 Corintios 9:6 Ver. RV 1960. Así es como funciona la ley de la generosidad, el que comparte le va bien y además el que se apiada del pobre es como si le prestara a Dios; y entonces El lo recompensara por su buena obra -Proverbios19:17 Ver. LBLA-.

Miguel Cortez
macortez1@live.com

©MiguelCortez 2016

2 comentarios sobre “Adelfo y la ciudad de los quesos escondidos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: