Adelfo escribe al Ratón Vaquero


Por Miguel Cortez
Una vez que Adelfo -el mayordomo oficial de la ciudad de los quesos escondidos- supiera que El Ratón Vaquero había sido encarcelando -sabrá Dios porque- no tardó en enviarle ánimos a través de una pequeña carta dedicada por todos los administradores de las bodegas de queso. Adjunto a la carta también se le envió un pequeño sobre con algo de dinero -no poco- para poder pagar la multa correspondiente y además sufragar todos los gastos de regreso a casa. No obstante, Adelfo -como todo buen administrador y consejero de los productores de queso- se dio el tiempo para recordarle al Ratón Vaquero acerca de los tres principios elementales sobre la ley de la integridad ya que al parecer este andaba de fatuo, “buscarruidos” y además altanero. –actitudes no propias de la ciudad de los quesos escondidos.
Entonces, aunque el posdata de la carta regularmente es una nota corta, Adelfo se permitió ahí recalcar en primer lugar la “humildad”. Es decir, que reconociera sus conocimientos, habilidades y capacidades pero también sus debilidades y limitaciones. Es como mantener la mente bien conectada con el corazón, la tierra y la realidad. Aceptar los errores cometidos es un ejemplo de humildad, como también reconocer que el hecho de que un individuo tenga –por la gracia de Dios- mas posesiones que otros no lo hace ni más ni menos mejor que otras personas. Además la humildad tiene mejores recompensas que un espíritu de altivez, de hecho el sabio Salomón escribió en su libro que –la riqueza, la honra y la vida eran el resultado de la humildad- Proverbios 22:4 Ver. RV 1960.
En segundo lugar Adelfo le hablo sobre “el respeto” como clave para construir mejores relaciones y mantener la paz con los demás. Y es que en la ciudad del queso no todo era perfecto, también había conflictos y diferencias de opinión; el estrés y la preocupación por la excelencia en ocasiones afloraba lo peor del temperamento y el enojo relucía en forma natural. Pero todos debían aprender a manejar los conflictos, sobre todo porque cada mes recibían la visita de los comerciantes extranjeros quienes esperaban un trato de calidad además de buen queso, y solo había una regla para lograr dicha armonía; «respetaos los unos a los otros». Efesios 5:21 Ver. RV1960.
Por ultimo, Adelfo también le recordó acerca de la “prudencia”. ¿Y como no?, si el gato -quien estuvo al pendiente de la boda del piojo y la pulga años atrás- trajo el chisme de que el “mentado” Ratón Vaquero ya andaba amenazando con sus pistolas detrás de las rejas; -!Dios nos libre de tanta imprudencia!- decía Adelfo. Y es que actuar sin pensar no es sabio y es poco inteligente. En cambio la prudencia es la capacidad que nos hace analizar cada situación, nos ayuda a medir las consecuencias sobre nuestros actos, y refuerza nuestras mejores decisiones. Por lo tanto –dijo Adelfo- seamos prudentes antes de actuar, no vaya a ser que uno termine como el otro gato, aquel que murió por el asunto de la curiosidad.
Nunca supe si la carta llego a las manos del Ratón Vaquero. A la ciudad de los quesos escondidos nunca volvió y del dinero tampoco se supo más. La comunidad volvió a sus labores y cada administrador aprovecho para compartir esta lección. Aquí no se pierde nada –decía Adelfo, de todo se puede aprender, y cuando se trata de ayudar algún colega, con nosotros siempre habrá de contar.- !Queso para todos!- añadió Adelfo- y ya en su momento noticias buenas sobre el vaquero habremos de tener.
Miguel Cortez

macortez1@live.com
©copyright 2016
#integridad #liderazgo #emprendedor

2 comentarios sobre “Adelfo escribe al Ratón Vaquero

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: