Cuenta sobre hielo

Escritor

Por Miguel Cortez
Eran los últimos días de clases y hacia un calor horrendo. El timbre había sonado dos veces indicando la hora de salida y bien recuerdo que fuimos los primeros en salir por la puerta principal de aquella escuela. Teníamos aproximadamente ocho o nueve años de edad; Benjamin y yo corrimos hasta la esquina donde nos encontramos con el paletero de siempre. El, como de costumbre ofreció sus productos; de leche y de agua, de limón y de fresa, había de mango, melón y también de sandía. Al mirar al interior del carrito también pude ver los “bollos”, “sabalitos” y unas pequeñas paletas con chile y limón que tanto gustaban a las maestras. Pero honestamente ya le había echado el ojo a las de melón. Y es que al verla salir del carrito de paletas se me hizo agua la boca, y luego de tanto ver el vapor humeante a causa del congelador portátil de aquel vendedor no pude resistir tan grande tentación. Sin embargo, no tenia dinero para pagarla. Benjamin ofreció darme un pequeño préstamo, el cual acepte con mucho gusto pero sin pensar en cómo pagarlo el día de mañana, luego comí la paleta de melón y regrese a casa con el corazón contento justo antes de la hora de comida. Que bendición! pense yo, aquella tarde de 1983.

La verdad no recuerdo haber pagado esa deuda, pero si recuerdo el estrés y la preocupación que me causaba no poder pagarle a mi amigo su tan pequeño y generoso préstamo. Y aunque no lo creas, me permitiré compartirte tres cosas que aprendí de esta experiencia, y que con mucho gusto te traigo de mi más humilde recuerdo.

Primero, que no pagar las deudas nos mete en problemas. Y créeme; no era nada bonito ver a Benjamin parado en la puerta de salida esperándome todos los días, muy sonriente el, pero con la esperanza de cobrarse de una o de otra manera. Quizá por eso San Pablo –al que Jesús tumbo del caballo- decía«no le debas nada a nadie» Romanos 13:8 Ver. RV1960. Es decir, si debes impuestos págalos, si debes tarjetas págalas, y si le debes a la vecina también págale. No sea que los encuentres a la salida buscado siempre problemas para ti

Segundo, que me puedo esconder de los acreedores, pero no de las consecuencias. La deuda es una responsabilidad que finalmente debe cumplirse, y más cuando se trata de una renta o el pago de la casa, el pago del carro o de ciertos prestamos que recibimos de buena fe, pero que fueron hechos bajo ciertas condiciones que nos afectan en caso de no cumplir con nuestros pagos y luego terminas durmiendo en el piso como lo dijo el Rey Salomón. Proverbios 22:27 Ver. DHH.

Y tercero, que el gozo del antojo – o capricho, mejor sea dicho- nunca supera el estrés y la ansiedad de no poder pagar el día de mañana. Recordemos que el crédito como herramienta puede ser muy útil, pero solo si se usa con sabiduría y lejos de los antojos y caprichos de la vida. Dice un dicho que «lo bailado nadie te lo quita», pero vaya usted a saber el tiempo que le cueste pagar la factura. Y como no sabemos nada sobre el día de mañana –Santiago 4:14 Ver. DHH- vale más no comprometer un dinero que todavía no hemos llegado a recoger, y así evitar la preocupación de los días por venir.

Entonces, los lujos, caprichos y comidas se han de pagar al contado y con dinero ya ganado, así como también la gasolina y la ropa. Las paletas de melón y los antojos pueden esperar mientras que uno llega a la casa y come bien lo que hay. Lecciones se aprenden todo el tiempo, tanto en 1983 como en el 2016. Benjamin se quedo en el recuerdo, sonriente el y muy mono esperando su pago a la puerta de la escuela; con su mochila al hombro y bajo un sol horrible y sofocante, se va perdiendo entre letras y borrones constantes, dejándome siempre un recuerdo inolvidable y una pequeña cuenta que se desvanece sobre el hielo de una tarde caliente.

Miguel Cortez
macortez1@live.com

2 comentarios sobre “Cuenta sobre hielo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: